Síntomas de una inseminación artificial exitosa

Después de un tratamiento de reproducción asistida, todas las mujeres están muy atentas a cualquier indicio o cambio que se pueda producir en su cuerpo y que les indique que la inseminación artificial ha sido exitosa, por lo que es habitual que muchas encuentren diferentes señales a las que agarrarse.

El periodo transcurrido desde la propia inseminación (o la transferencia de embriones) hasta la deseada fecha de la prueba de embarazo se denomina betaespera. Su duración es de aproximadamente dos semanas y, aunque parece mucho tiempo, es justo el necesario para saber si el embrión o los embriones han conseguido implantarse en la pared uterina o endometrio.

Esta prueba recibe su nombre de la hormona beta-hCG (Gonadotropina Coriónica Humana) y es conocida coloquialmente como “beta”. La producción de esta hormona empieza en el momento de la implantación del embrión en el útero materno y a partir de entonces su producción será cada vez mayor, por lo que los niveles cada vez más altos de esta hormona son el indicador perfecto para saber si ha habido una implantación exitosa después de un tratamiento de reproducción asistida.

Podemos detectar la presencia de esta hormona de forma fácil y eficaz con el clásico test de orina. Sin embargo, lo recomendable es realizar una analítica de sangre que determine su valor exacto. Cabe destacar la importancia de realizar la prueba de embarazo el día indicado por el especialista, por el contrario, se podría obtener un resultado que no representa la realidad, como un falso negativo (cuando los niveles de hormona son todavía demasiado bajos para detectarse) o un falso positivo producido por la medicación.

¿Qué debemos sentir 10 días después de la inseminación artificial?

sintomas-inseminacion-artificial-exitosa

Es importante recordar que cada mujer es diferente, incluso puede experimentar distintos síntomas o reaccionar de diferentes formas en cada uno de sus embarazos. Es por esto por lo que la ausencia de algún indicio o molestia no es sinónimo de un resultado negativo, al igual que la presencia de algún síntoma tampoco significa que se haya logrado la implantación. Solo el resultado del test de embarazo revelará el resultado final de la inseminación artificial exitosa.

Los síntomas más frecuentes después de una inseminación artificial suelen ser cansancio y pesadez, dolor en la zona abdominal y lumbar, manchado marrón o ligero sangrado, abdomen y pechos hinchados, mayor retención de líquidos, así como sentir pinchazos en ovarios y útero.

Sin embargo, todos estos síntomas no son indicativos reales de que se haya producido la implantación, ya que también están relacionados con los efectos secundarios de la medicación administrada durante el tratamiento. De hecho, en ocasiones, a medida que se acerca el momento del análisis de la beta, los síntomas van disminuyendo. Esto se debe a que empiezan a desaparecer los efectos secundarios del tratamiento, por lo que ¡no te alarmes! Todos estos cambios en tu cuerpo son algo normal.

Ante cualquier duda o preocupación que pueda surgir, no dudes en consultar con nuestros especialistas.

Qué hacer para sobrellevar la betaespera

sintomas-inseminacion-artificial-exitosa

Terminado el último paso del tratamiento de reproducción asistida lo único que queda es esperar, ya que no hay nada que pueda ayudar a mejorar la probabilidad de éxito. Es habitual que las pacientes experimenten un episodio de ansiedad, nerviosismo e inquietud por conocer el resultado.

Durante este tiempo es normal atravesar altibajos emocionales. Para reducir el estrés emocional y que la espera sea lo más llevadera posible, se aconseja seguir con la rutina diaria, mantenerse ocupada y realizar distintas actividades, aunque siempre evitando grandes esfuerzos físicos o situaciones de riesgo. Si esto te preocupa especialmente, debes saber que existen estudios al respecto que demuestran que es posible continuar haciendo vida normal sin ningún tipo de problema. Debemos recordar que el factor psicológico siempre entra en juego (muchas veces para ponerlo todo un poco más difícil). Es recomendable mantener la mente ocupada y de esta forma no pensar constantemente en el resultado de la prueba de embarazo.

Por lo general, el reposo excesivo o la baja laboral no son necesarios. Sin embargo, algunos empleos pueden requerir de estas medidas preventivas, casos en los que será indicado por el especialista. Hacer reposo puede ser incluso contraproducente ya que dificulta la evasión y fomenta los pensamientos obsesivos y repetitivos relacionados con el resultado del tratamiento y con los posibles síntomas.

Prepararse mentalmente e interiorizar la idea de que el resultado también puede ser negativo y hacer planes por si el embarazo no se logra en ese intento, siempre con una actitud positiva, es un buen ejercicio para sobrellevar mejor el resultado en caso de no ser satisfactorio.

Sentirse apoyada durante este tiempo es fundamental. Rodéate de tu pareja, familia, amigos, alguien especial o un psicólogo. Cuando la situación causa mucho estrés y ansiedad, recurrir al apoyo psicológico por parte de un profesional es la mejor opción para conseguir una buena gestión emocional. Pero sobre todo debes evitar culpabilizarte, lo que suceda no dependerá de lo que hagas, hayas hecho o hayas dejado de hacer. Lo más importante es continuar con la medicación e indicaciones prescritas por tu médico.

En cuanto a la alimentación, antes incluso de iniciar un tratamiento de Reproducción Asistida se recomienda seguir una dieta sana, variada y equilibrada, además de mantenerse siempre bien hidratada. A su vez, de desaconseja la ingesta de jamón y otros alimentos no cocinados, así como bebidas alcohólicas y gaseosas, ya que, en caso de lograr el embarazo, pueden tener efectos adversos graves para el feto.

A modo de resumen podemos concluir que durante la betaespera los síntomas no son un indicativo fiable para predecir el resultado del tratamiento de inseminación artificial exitosa, por lo que nuestro consejo es esperar el tiempo indicado para realizar la prueba de embarazo (preferiblemente el análisis de los niveles de “beta” en sangre) e intentar sobrellevar la carga emocional de la mejor forma posible buscando apoyo en tu entorno o en un profesional. ¡Mucha suerte!

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Artículos Relacionados