Cáncer de Cérvix: Prevención ante todo

0 Flares 0 Flares ×

El 26 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello de Uterino, más conocido como Cáncer de Cérvix, cuarto con mayor incidencia a nivel mundial, detrás del cáncer de mama, de cáncer colorrectal y del cáncer de pulmón. Generalmente, es diagnosticado a mujeres entre 35 y 50 años. Vamos a conocer un poco más de tan común enfermedad.

¿Dónde está el Cérvix?

El Cérvix o Cuello Uterino es la parte inferior del útero, donde crece el bebé durante el embarazo, formado por el endocérvix, la parte cercana al útero, y el ectocérvix, la cercana a la vagina.

¿Cómo se produce el Cáncer de Cérvix?

La enfermedad se produce cuando las células normales del cuello del útero se infectan con el Virus del Papiloma Humano (VPH) transmitido vía sexual, empiezan a transformarse y crecen de manera descontrolada, poco a poco se convierten en lesiones precancerosas, derivando en células cancerosas.

Sorprende que más del 80% de las mujeres sexualmente activas han contraído el virus en algún momento de su vida, pero es común que desaparezca de forma natural. El proceso de transformación de las células en aquellas mujeres, que infectadas por el virus, puede llevar años o incluso no darse.

¿Cuáles son sus síntomas?

Al principio de la enfermedad se pueden no sentir síntomas, pero más adelante, puede derivar en dolor en la zona baja del abdomen, incluso en sangrado vaginal.

En cambio, el VPH, una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes, puede afectar a la boca, la garganta o al aparato genital. Para poder detectar el virus en el organismo, se realiza una citología, que determinará si existen cambios en las células del cérvix.

¿Cómo afecta la enfermedad al embarazo?

Debido a que el cérvix es el lugar donde se aloja el bebé durante el embarazo, implica gran riesgo, produciendo alteraciones reproductivas debido a los bruscos cambios hormonales.

Como afecta a la fertilidad el Cáncer de Cérvix

Consejos de prevención para el Cáncer de Cérvix

Para proteger a las mujeres del virus se realizan campañas de vacunación en niñas entre 11 y 12 años, ya que estudios demuestran que la prevención es más eficaz cuando las relaciones sexuales no han comenzado.

Para poder tener una salud ginecológica óptima, te recomendamos acudir a tu ginecólogo de forma regular. El diagnóstico precoz es la clave para solventar cualquier problema antes de que adquiera mayor gravedad.

Debido a que el VPH puede afectar a la fertilidad, desde la Clínica de Fertilidad Irema te apoyamos en todo el proceso de reproducción asistida, si quieres ser mamá contacta con nosotros y te ayudaremos a cumplir tu sueño.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×
Escrito por: Mk MrSocial