Clínica fertilidad | Sangrado de implantación

0 Flares 0 Flares ×

Clínica fertilidad Irema – En las primeras semanas de gestación, cuando la mujer aún desconoce su embarazo, es muy posible que confunda el sangrado de implantación con la menstruación. Por ello, en el post de hoy vamos a profundizar sobre este concepto.

 

¿Qué es?

El sangrado de implantación suele tener lugar en la segunda parte del ciclo menstrual, cuando la cara interna del útero se prepara para acoger un posible embarazo.

 

¿Cómo se produce?

La fecundación del óvulo se produce en las trompas de Falopio, este óvulo se dirige hacia el útero, antes de llegar se divide en más células. Al llegar, se aproxima a una de las paredes internas y anida en estas, pudiendo provocar algún pequeño hematoma que se expulse hacia fuera, dando lugar así al sangrado por implementación. 

 

En el momento en que ocurre el sangrado de implantación, la cara interna de las paredes del útero están muy irrigadas y tienen una gran cantidad de vasos sanguíneos, los cuales son necesarios para el crecimiento del embrión. 

Clínica fertilidad Irema | ¿Cómo identificarlo y diferenciarlo de la menstruación?

Alrededor de un 30% de las mujeres embarazadas pasan por un sangrado de implantación. Es muy importante conocer la existencia de este para evitar preocupaciones innecesarias, sobre todo en mujeres que están realizando un tratamiento de reproducción asistida.

Algunas de las diferencias principales que encontramos entre el sangrado de implantación y la menstruación son: Su color, puesto que el sangrado de la menstruación suele ser de un tono de rojo más intenso y el sangrado de implantación suele ser rojo oscuro e incluso marrón. Su duración, el sangrado de implantación no suele durar más de algunas horas o un par de días como mucho, mientras que la menstruación suele durar de 2 a 7 días. El flujo de la regla es cambiante mientras que el sangrado de implantación se produce una única vez. La textura del sangrado de implantación suele ser más ligera que la de la menstruación, y este primero se trata de un sangrado escaso y sin coágulos por norma general. El sangrado de implantación no debe ser doloroso, pueden aparecer molestias leves en el abdomen o similares a las de la propia menstruación pero nunca un dolor intenso y mantenido. Y por último, pero no menos importante, el sangrado de implantación en sí mismo no supone un riesgo de aborto. 

Clínica fertilidad Irema | ¿Qué debo hacer si se produce este sangrado? 

Si no estás del todo segura de qué hacer en esta situación, para quedarte más tranquila te recomendamos que acudas a tu ginecólogo de confianza. Él te asistirá y llegará a la conclusión adecuada. 

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×
Escrito por: Mk MrSocial