0 Flares 0 Flares ×

La inseminación artificial es una técnica médica de reproducción asistida que se utiliza, básicamente, cuando una pareja, por dificultades asociadas a la infertilidad, no es capaz de tener descendencia mediante las relaciones sexuales al uso.

Estudios de fertilidad en probeta bajo luz roja

La inseminación artificial permite, con unos esfuerzos e inversiones asumibles, experimentar la fase del embarazo, lo que reporta a la pareja (y, en especial, a la mujer) la tranquilidad de poder disfrutar de un proceso de gestación homologable al de quienes no requieren los métodos de reproducción asistida.

¿En qué consiste la inseminación artificial?

A grandes rasgos, la inseminación artificial implica el depósito de los espermatozoides en el útero. El semen es tratado en el laboratorio. Se “lava” o se realiza su capacitación, para separar los espermatozoides del líquido seminal, y recuperar la mayor cantidad de espermatozoides móviles. Con este lavado o capacitación evitamos que el líquido seminal entre en el útero, ya que podría irritarlo, y además incrementamos la posibilidad de que los espermatozoides fecunden el óvulo.

De esta manera, se pretende emular la entrada de los espermatozoides en el útero mediante la copulación, la cual había resultado infructuosa, y conseguir así el inicio de la gestación. La inseminación artificial se realiza a través del cuello del útero en la propia consulta, mediante una cánula muy fina. Lleva sólo unos minutos.

Para llevar a cabo con éxito una inseminación artificial, las trompas deben de ser permeables y no estar obstruidas. Es por ello que se recomienda hacer una Histerosalpingografía o una Histerosonografía para comprobar su correcta función.

Tipos de inseminación artificial

Básicamente, hay dos clases de inseminación artificial, los cuales te vamos a describir en los siguientes subapartados. En ambos casos, se trata de controlar exhaustivamente el ciclo menstrual de la mujer, de forma que se deposita el semen en el útero cuando se libera el óvulo, en un momento próximo a la ovulación. Existen, por otra parte, procedimientos más complejos y con todavía más posibilidades de éxito, los cuales se emplean en circunstancias de gestación más difíciles, tales como la fecundación in vitro y el ICSI.

Mujer pensativa madura en su cama

Inseminación artificial con semen del cónyuge (IAC)

Esta modalidad se pone en práctica cuando el semen de la pareja es apto para procrear, pero, sin embargo, hay algún inconveniente fisiológico, tanto de la mujer como del hombre, que imposibilita que la gestación se produzca a partir del coito.

Las causas que pueden impulsar a recurrir a la IAC son las siguientes:

  • Complicaciones para el depósito del semen en la vagina.
  • Esterilidad de origen cervical, por causas genéticas, derivada de disfunciones ovulatorias o sin causa aparente.
  • Alteraciones del seminograma.

En cuanto al proceso de la IAC, las fases del tratamiento son las siguientes:

  1. Control y estimulación de la ovulación (ciclo menstrual espontáneo o provocado).
  2. Decisión del momento de la inseminación.
  3. Consecución (por la vía de la masturbación) del semen y preparación de este.
  4. Inseminación.
  5. Apoyo a la fase lútea.
  6. Comunicación del diagnóstico de embarazo (a las dos semanas de la inseminación).
Marido pensativo en cama con problemas

Inseminación artificial con semen de donante (IAD)

Recurrimos a esta vía de gestación asistida en casos de infertilidad masculina, incompatibilidad de Rh o transmisión de enfermedades hereditarias. Por lo tanto, los principales beneficiarios de la IAD son los matrimonios infértiles, las parejas del mismo sexo y las madres solteras.

Al margen del cambio efectuado en la obtención del semen, el resto de pasos del proceso de inseminación artificial coincide con los de la IAC. Los donantes proceden de nuestro propio banco de semen, y además trabajamos con bancos de semen colaboradores por si requerimos un fenotipo especial del que no dispongamos en ese momento. Los donantes de semen son seleccionados de una forma muy rigurosa; las muestras de semen pasan controles de calidad muy exigentes y los donantes son estudiados exhaustivamente. Es de especial importancia, recordar, que el donante de semen es totalmente anónimo en España, por lo que ni la paciente ni el donante podrán conocer nunca la identidad del otro.

En caso de hacer un tratamiento de inseminación con semen de donante en un hospital público, nosotros podemos realizar el envío de la muestra el día indicado. Hay hospitales públicos, como el hospital de la Marina Alta en Denia (Marina Salud) , o el Hospital Comarcal de Gandía (Francesc de Borja), que no disponen de banco de semen y han de recurrir a un banco externo como el nuestro. Podemos ampliar esta información por teléfono, email, o bien en nuestros centros de Beniarbeig o Gandía.

Solicita tu cita ahora

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 Pin It Share 0 0 Flares ×
Written by: administrador